«

»

Carpaccio

capaccio-1-de-1

Para quien esté a dieta, esta es una buena idea para una cena.

Tampoco está mal en caso de querer preparar un entrante diferente, o bien para un picnic.

El caso es que el carpaccio da mucho juego, y sinceramente, da poco trabajo.

Lo único es que, o bien tenemos un carnicero habilidoso y con ganas de colaborar, o nos lo tenemos que currar nosotros.

La carne está cruda, aunque macerada con el limón, y hay que cortarla muy fina para que resulte agradable.

Por ello lo mejor es, dado que está cruda y es conveniente un congelado previo, cortarla a medio descongelar. Aunque en este caso he de admitir que ha sido Kike, mi carnicero, quien con su infinita paciencia, me la ha preparado.

Os digo el proceso.

Ingredientes:

  • 200 grs Solomillo de ternera
  • Medio limón
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Rúcula
  • Queso parmesano
  • Sal
  • Pimienta negra

Paso 1

En caso de que tengamos dudas con la carne, o bien que tengamos invitados y no nos queramos arriesgar, es preferible que esta esté previamente congelada durante un mínimo de 48 horas.

Así, una vez que esté a medio descogelar (en la nevera), la cortamos muy fina con el cortafiambres.

En el caso de que no tengáis cortafiambres, vale un cuchillo jamonero, o bien que os lo hagan en la carnicería, en caso de que tengáis confianza.

Con la carne cortada, la vamos disponiendo en el fondo de una fuente.

Paso 2

Echamos jugo de limón por encima y dejamos que macere en la nevera media hora.

Paso 3

Rallamos el queso parmesano con el mismo cortafiambres o cuchillo que hayamos utilizado para la carne.

Paso 4

Una vez que vayamos a servir el carpaccio, le echamos por encima un poquito de sal, pimienta negra recién molida (se nota la diferencia con la que viene en polvo) y unas gotas de aceite.

Acabamos la preparación con un manojo de rúcula y espolvoreando el queso parmesano rallado.

Se sirve frío

Buen provecho

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: