Batch cooking

O lo que viene siendo lo mismo: cocinar un día para comer toda la semana.

Desde que me he propuesto volver al gimnasio, aceptar un trabajo con mucha más carga, participar actívamente en la universidad a través de sus órganos de gobierno, tener familia y, por encima de eso, tener tiempo libre, me he enganchado a esta forma de cocinar.

Fue mi prima Merche, la de bizpireta, que está mucho más puesta que yo en esto de las redes sociales, la que me comentó que eso que hacía yo no era otra cosa que lo que se llama batch cooking.

Así que, ahora que tiene nombre, lo practico con más ansia y rigor.

Las ventajas de esta forma de cocinar son muchas: aparte del mayor tiempo libre durante la semana, está el ahorro de tiempo a la hora de cocinar, pues al picar cebollas, por ejemplo, en vez de tener que picar un día una y otro día otra, se pican a la vez las dos. También está el ahorro energético. Una vez arrancado el horno, podemos ir usándolo para hacer varios platos, en vez de encenderlo de cada vez. Además, si sois como nosotros, que tenéis discriminación horaria, haciendo todo el menú el domingo por la mañana vas a ahorrar mucho respecto a hacerlo día a día. Eso ya sin hablar de lo que te ahorras limpiando la cocina. En vez de tenerlo que hacer todos los días solo limpias uno.

Procuro hacer siempre un menú variado: con carne, pescado, verduras, legumbres,… y lo más sano posible, evitando al máximo el frito y procurando hacer mucho al horno.

En caso de los platos de pescado, intento que sean para los primeros días de la semana, pues es lo que primero se estropea. Y en todos los casos no hago la comida del todo. La dejo casi al punto para, una vez que le demos la última cocción, no esté pasada.

Si bien es cierto que hay que planificarse muy bien. Tengo la costumbre de ir a la plaza cada dos fines de semana, con lo que ya estoy elevando esto del batch coooking a la máxima potencia, y me pienso en un viernes el menú para dos semanas. Así, una vez en la plaza, ya compro para los 15 días. Parte lo congelo sin cocinar, y la otra parte la dejo para la cocina del domingo.

Mi intención es ir proponiendo un menú para cada semana, aunque me tenéis que prometer que me váis a perdonar si alguna vez os fallo.

Eso sí, muy importante: procuro utilizar tuppers de cristal que sirvan para el frío y para el calor. Son mucho más higiénicos, y, de partida, más sanos.

Menú 1

Lunes: caldeirada de pescado

Martes: solomillo o lomo de cerdo con mango y pasta. En este caso dejo todo listo excepto la pasta, que al ser fresca se cuece mientras se calienta la carne

Miércoles: Albóndigas. Se pueden hacer un montón de recetas diferentes (de cazón, ligeras, con jamón y queso)

Jueves: sopa y alcachofas con jamón

Viernes: siempre dejo los viernes libres, pues suelo aprovechar restos de la semana

A mayores he hecho esta semana un secreto al horno con verduras, para la cena del domingo

Y todo esto me lo he liquidado en tan solo tres horas. Con cocina limpia y loza recogida.

No me digáis que he no está bien el invento

 

 

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: