«

»

Bizcochada

bizcochon2 (1 de 1)

Siguiendo por la gastronomía gallega hoy nos hemos encontrado con esta receta.

Tres simples ingredientes son los que hacen falta para hacer este bizcocho. Además, no lleva levadura, con lo que más natural casi imposible.

Lo mejor de todo es que es muy esponjoso. Os preguntaréis porqué si no lleva levadura. Pues muy sencillo, porque lleva muy poca cantidad de harina en comparación con el huevo, lo que hace que no se baje.

Además, es un bizcocho que está bueno para tomar así, solo, como para utilizar de base para otro tipo de bizcochos o tartas, como el de fresas, de limón, brazo de gitano,…

Ingredientes

  • 6 huevos a temperatura ambiente
  • 6 cucharadas de azúcar
  • 6 cucharadas de harina
  • Una pizca de sal

Paso 1

Separamos las yemas y las claras y batimos estas últimas hasta montarlas a punto de nieve con una pizca de sal. Podemos ayudarnos de una pizca de sal, pero no es necesario.

Paso 2

Una vez que estén montadas las claras, les vamos agregando el azúcar poco a poco mientras seguimos batiendo. Probablemente nos bajen un poco las claras, por eso tenemos que seguir batiendo hasta que tomen cuerpo de nuevo, hasta hacer un merengue.

Paso 3

Cuando ya tengamos el merengue preparado le vamos a ir añadiendo las yemas poco a poco, removiendo con una varilla muy lentamente, para evitar que se nos desmonte el merengue.

Paso 4

Tamizamos la harina mientras se la agregamos a la preparación anterior, también muy poco a poco y removiendo con la varilla de cocina.

Paso 5

Una vez que tengamos toda la preparación lista, la echaremos en un molde preparado. Si es de silicona, no hace falta que le hagamos nada, si no es así, habrá que pintarlo con un poco de mantequilla. Eso sí, el bizcocho va a quedar más húmedo y va a coger el sabor de la mantequilla.

Por ello yo siempre recomiendo utilizar el molde de silicona, pues no es necesario agregar ningún ingrediente y no hay nada más fácil para desmoldar.bizcochon (1 de 1)

Paso 6

Tendremos el horno precalentado a 220 ºC con calor arriba y abajo. Si no es así, mientras calentamos el horno, metemos el bizcocho ya en su molde dentro de la nevera.

El choque de frío-calor hace que el bizcocho suba más.

Una vez que metamos el bizcocho en el horno dejaremos pasar 5 minutos. Entonces, bajaremos la temperatura del mismo a 180ºC-200ºC, según lo potente que sea nuestro horno. Eso sí, como siempre, meteremos el molde encima de la rejilla de horno y sin que haya ninguna bandeja más.

Durante la primera media hora ya sabemos que no podemos abrir el horno, a partir de ahí, dejaremos que se haga hasta que, probando a introducir un cuchillo, éste sale totalmente limpio.

Buen provecho.

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: