«

»

Bizcocho vegano con chia

bizcochia (1 de 1)

Una vez que te adentras en el mundo de los bizcochos es difícil pararte.

Ya cogido el truco para que el bizcocho no falle, sólo es cuestión de ir variando los ingredientes, pues permite todo tipo. Desde salados, dulces, con lactosa, sin lactosa, con huevo,…

Es infinita la variedad de bizcochos que nos podemos encontrar y que podemos hacer.

Ahora estoy empezando a sustituir elementos alérgenos de los bizcochos, o con mala fama, por otros.

Y a lo loco, me lancé a hacer este bizcocho sin azúcar, sin huevo ni leche.

Simplemente sustituyendo:

El azúcar por manzana

La leche por plátano

El huevo por chia

Todo lo demás ha sido improvisación.

Sí que es cierto que es un poco soso. Se le podría agregar algo de miel o de otro tipo de edulcorante (si no queremos recurrir al azúcar), pero en este caso lo probé así, a pelo.

La chia, que os estaréis preguntando muchos, es una semilla que, en reacción con agua, se vuelve gelatinosa y adquiere la misma textura que la clara de huevo, lo cual puede servir para aglutinar la harina.

Eso sí, es cara, todo hay que decirlo. Sale más barato hacerlo con huevos. Pero el asunto es probar cosas nuevas, no es mi objetivo en este caso la economía familiar.

Os animo a que probeis cosas nuevas, saliros de lo de siempre, a veces os podeis sorprender.

Ingredientes

  • 200 grs manzana reineta- maduras para que estén dulces
  • 1 plátano
  • Esencia de vainilla
  • 2 cucharadas de chia
  • 50 grs de aceite de girasol
  • 9 grs de levadura
  • 180 grs de harina

Paso 1

Ponemos la chia en un vaso y agregamos medio vaso de agua.

Dejamos que repose para que suelte la gelatina.

Paso 2

Pelamos y picamos las manzanas y el plátano.

Los ponemos a fuego medio hasta que se ablande.

Pasamos la batidora.

Paso 3

En un bol ponemos las frutas trituradas con la chia y el aceite.

Mezclamos bien.

Paso 4

Agregamos levadura y harina (mejor si la pasamos por el tamiz).

Mezclamos bien.

Paso 5

Metemos en el horno precalentado a 180ºC durante unos 40-50 minutos.

Probamos con la punta de un cuchillo que esté en su punto, es decir, que salga limpio.

Buen y diferente provecho

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: