«

»

Champiñones al ajillo

champis (1 de 1)

Los champiñones y, en general, las setas, son un buen acompañamiento para multitud de preparaciones. Tanto para carne como para pescado, suelen llevarse bastante bien.

Además, ante la duda de un entrante, unos champiñones al ajillo son rápidos para preparar y no llevan demasiados ingredientes.

Lo más complicado, por decir algo, es limpiar los champiñones.

Como sabemos, las setas no se deben de lavar, pues son porosas y lo único que haremos será meter, con la ayuda del agua, toda la porquería para el interior. Así que para ello debemos tener un paño.

Los que mejor funcionan son los que llaman pañales portugueses, que son como una gasa de algodón, sin ningún tipo de tinte y que no deja ningún resto.

Uno de los problemas que tenemos con las cocinas modernas, las que funcionan por inducción, es que el barro, al no tener nada de hierro, no activa la inducción.

Para conseguir cocinar con barro en una cocina de inducción se han inventado unas placas metálicas, como la que hay en la foto debajo de la cazuela, que son de hierro y que, por tanto, hacen de puente entre la cocina y la cazuela.

Eso sí, por propia experiencia, sólo funcionan bien con cazuelas pequeñas. Si utilizamos una cazuela de barro muy grande no es capaz de traspasarle todo el calor que necesita para la cocción.

Ingredientes:

  • 200 grs de champiñones
  • Tres dientes de ajo
  • Dos cayenas en rama
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Paso 1

Lo dicho, lo primero que hay que hacer es limpiar bien los champiñones.

Les cortamos la base (si vienen con ella), y los vamos limpiando de uno en uno con la ayuda del paño.

Cuando ya hayamos repasado todos los champiñones sí que les podemos dar un pequeño baño, pues las impurezas ya las habremos retirado.

Paso 2

En una cazuela de barro echaremos un buen chorro de aceite de oliva y los ajos laminados, así como la cayena.

Pondremos a fuego medio hasta que empiece a hacer burbujas el aceite y se empiecen a dorar los ajos.

Paso 3

Cortamos los champiñones en tres partes cada uno, en sentido vertical, es decir, que en el mismo corte aparezca parte del sombrero y parte de la base.

Hay quien los mete en agua con limón, pero esto le altera el sabor, para mi gusto.

Esto se hace para evitar que se pongan negros, pero si los echamos a la cazuela inmediatamente y se empiezan a cocinar, evitaremos esto. Así que, a medida que vayamos cortando los champiñones, los vamos echando a la cazuela.

Paso 4

Ahora hay que observar el proceso. Con la cazuela a media potencia, los champiñones expulsarán bastante agua. No nos preocupemos, es normal.

Lo que habremos de hacer es dejar que se sigan haciendo y, si es necesario, subir un poco el fuego, hasta que el agua se evapore del todo.

En ese momento, subiremos del todo el fuego y removeremos para evitar que se quemen.

Sólo será al final del todo cuando les echemos la sal.

Se sirven calientes y en la propia cazuela de barro.

Buen provecho

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: