«

»

Conejo al ajillo

conejoajillo4El ajillo es ese gran aliado que tenemos en la cocina para comer, sobre todo, carne y pescado blanco. Así, podemos preparar pollo, conejo, pavo, merluza, bacalao, etc.

Todos tienen una cosa en común: ajo, aceite y perejil, aunque la forma de proceder puede ser diferente según la materia prima.

No es lo mismo hacer un conejo al ajillo, el cual requiere una fritura previa, si no queremos que se seque mucho y quede sin sustancia, blanco, que hacer una merluza, la cual simplemente con pasar por la sartén con el ajo ya coge la sustancia y punto exactos.

Por ello, os voy a dar unas indicaciones para hacer este conejo al ajillo, el cual es ideal para dejar semi-preparado el día anterior y darle el toque final en la sartén antes de comer.

Ingredientes

  • Conejo troceado
  • 6 dientes de ajo
  • Sal
  • Medio vaso de vino blanco
  • Perejil
  • Aceite de oliva

conejoajillo3

Paso 1

Lo primero que haremos será freír el conejo.

Hay que tener cuidado, pues salta mucho, así que podemos tener preparada una tapa, y mejor de las que tienen unos agujeritos para que se escape el vapor, ya que es muy fácil que se nos cueza.

Para ello, una vez troceado el conejo, lo echamos en bastante aceite caliente. Sin sal ni nada, directamente a la sartén.

Dejaremos que se haga hasta que empiece a dorarse por ambos lados.

Lo retiramos y reservamos.

Paso 2

Podemos utilizar la misma sartén o, por el contrario, utilizar una de las cazuelas de barro que tan buenas son para todas las cocinas menos para la de inducción.

En caso de que tengamos cocina de inducción podemos utilizar unas bases especiales que distribuyen el calor, pues los fuegos de inducción sólo reaccionan con el hierro. Por ello las potas y sartenes especiales para inducción tienen hierro.

Oye, que tengo una pota que dicen que es especial para inducción pero hace ruido: no os preocupéis, eso es que tiene mucho hierro. Cuanto más hierro, más ruido.

Como alternativa a la placa metálica, podemos utilizar unas potas especiales para inducción. Son negras y son de hierro fundido. Se puede decir que es lo que da un resultado más parecido al barro.

conejoajillo2

Bueno, a la materia, que me voy por las ramas.

Cortamos el ajo en láminas y dejaremos una base de aceite en la sartén o en la cazuela que utilicemos para rematar la faena.

Una vez que el ajo coja un color tostado, pondremos el conejo que hemos reservado previamente.

Echamos un poco de sal y el vino.

Pondremos el fuego al máximo durante un par de minutos, hasta que veamos que hierva el vino y, por lo tanto, se evapore el alcohol.

Paso 3

Al final del todo le agregamos el perejil picado y servimos caliente.

Buen provecho

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: