«

»

Croquetas de lubina y calabacín

 

croquetas

 

El otro día fui con mis padres a comer a la “Illa de Arousa”, lugar que recomiendo a todo el mundo, y nos pasamos pidiendo.

Al final nos sobró una lubina entera, con lo que le pedimos a los del restaurante que nos la preparara para llevar a casa. Y con ella preparé estas croquetas.

En otros países hay la costumbre de que lo que no comas, te lo llevas a casa, al fin y al cabo está pagado ¿no?. Sin embargo aquí te miran mal o se creen que estás loco cuando lo haces. No fue el caso en esta ocasión.

Pero si empezamos todos a pedir que nos pongan en un tupper lo que sobre, al final se acabará covirtiendo en costumbre y ahorraremos mucho. Ala, queda dicho.

Ingredientes

– Sobras de pescado, en este caso media lubina a la plancha

– Un calabacín

– Un huevo duro

– Un cuarto de cebolla

– 50 grs de aceite y un chorrito para el calabacín

– 100 grs de mantequilla

– 170 grs de harina

– 800 grs de leche

– Sal

Paso 1

Lavamos y picamos el calabacín muy menudo- puede ser en la Thermomix o a mano. Echamos un chorrito de aceite en la sartén y lo hacemos a fuego medio hasta que esté muy blandito. Reservamos en un colador para eliminarle el exceso de líquido.

Paso 2

Mientras tanto, cocemos el huevo.

Paso 3

Picamos la lubina con mucho cuidado de eliminarle las espinas.

Picamos también el huevo cocido.

Paso 4

Echamos en el vaso de la Thermomix el aceite, la mantequilla y la cebolla y programamos 3-100-5.

Añadimos la harina y programamos 2-90-4.

Agregamos la leche y la sal y mezclaremos 15 segundos en velocidad 8 y 5, alternando. A continuación programamos 7-90-2 y 1/2.

Agregamos el calabacín, el huevo y la lubina y lo mezclamos todo a velocidad 3 durante 20 segundos ayudándonos de la cuchara.

Paso 5

Mojamos una fuente preferentemente de cristal y echamos toda la mezcla para que enfríe.

Paso 6

Tapamos con un film transparente para que no se nos quede una capa dura.

Una vez fría la masa, vamos haciendo las croquetas. Estas me gustan en bolas, con lo que cogeremos la cantidad correspondiente a media cuchara y hacemos bolas. Después las mojaremos en huevo batido y seguidamente en pan rallado.

Si las queremos congelar, en curiosidades, trucos y anécdotas podéis encontrar la mejor manera para hacerlo.

Si por el contrario las queréis hacer, ya sabéis, con mucho aceite y bien caliente, se hacen en un momento.

Buen provecho

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: