«

»

Croquetas de lacón con grelos

croquetaslacon

Después de haber hecho y comido durante dos días lacón con grelos, aún nos sobraba.

Por ello he decidido hacer estas croquetas, aunque bien podía haber hecho una pizza, empanada,…

Para mí, junto con las croquetas de gambas, son estas las más ricas.

Y para mis hijos no hay nada mejor para la cena.

Os enseño a hacerlas:

Ingredientes

  • 150 grs de aceite
  • Media cebolla
  • Dos huevos duros
  • 3 cucharadas de harina
  • 1 litro de leche
  • Nuez moscada
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Tres o cuatro huevos frescos
  • Pan rallado
  • Aceite
  • Los restos del lacón con grelos (no le metáis las patatas, que las empapan mucho)

Paso 1

Picamos muy menudo el lacón con grelos.

También picamos muy muy menuda la cebolla, que casi ni se note.

Paso 2

En una sartén pondremos el aceite con la cebolla a temperatura media.

Cuando la cebolla comience a volverse transparente, agregamos la harina poco a poco.

Removemos bien para que quede una masa compacta.

Paso 3

Dejamos que la harina se haga en la sartén, para que no coja olor a crudo, pero sin que llegue a tostarse, y vamos agregando poco a poco la leche. Cuidado, que lo del litro es orientativo. Puede ser que haga falta menos, así que iremos echando, como dicen en mi familia: “a medida que vaya pidiendo”.

Este es el paso más complicado, ya que es muy importante que no queden grumos. Aunque, en caso de que queden, siempre podremos echar mano del colador o del chino.

Dejaremos que se haga a fuego medio-alto, sin dejar de remover, durante unos 15 minutos.

Paso 4

Cuando ya esté lista la masa, hay que ver que tenga consistencia suficiente para las croquetas, es decir, si coges un poco con el cucharón de madera, tiende a quedarse pegado, y en el momento que cae, cae en bloque.

Paso 5

Agregamos el lacón con grelos, removemos bien, lo echamos en una fuente amplia y dejamos descansar un mínimo de dos horas a temperatura ambiente. Aunque yo lo suelo dejar una noche entera en el tendedero.

Aviso a los arquitectos: ya va siendo hora de que, en las construcciones de edificios, vayan poniendo un espacio llamado tendedero. Fundamental para esto de colgar la ropa, pero aún más para tener un espacio donde poder dejar los alimentos enfriar sin necesidad de tenerlos metidos por medio de la cocina.

Déjense ya de tanta puerta y tanto adorno y pongan un tendedero en condiciones, con techo y espacio para poder poner una mesita de apoyo a la cocina.

Ah, y no me vale que lo pongan al otro lado de la casa, que para llevar la comida vamos dejando un chorro por el pasillo cual si fuéramos caracoles.

Y aún menos en el garaje. Que después hay que atravesar todo el edificio en pijama para ir a poner la lavadora, y algún vecino que otro se puede asustar.

Nada, lo dicho, fresquera y al lado de la cocina.

Que a gusto me he quedado…

Paso 6

Al día siguiente preparamos los artilugios para el montaje:

Por un lado batimos tres huevos.

Por otro preparamos en una fuente o albal pan rallado.

Y ahora llamamos a los niños de la casa. A hacer bolitas con la masa de las croquetas.

Posteriormente las pasamos por el huevo y al final por el pan rallado. En mi casa se hace con los restos del pan. Lo corto como para hacer tostadas y lo pongo en el horno con el grill por ambos lados, hasta que parezca que se empiece a tostar. Dejo que enfríe y lo trituro al 5 en la thermomix.

No hay pan rallado más rico que el casero. Y el mío, que aún por encima es integral, le da un toque de color a las croquetas muy bueno.

Pues volviendo al asunto, que hoy me voy bastante. Ya hechas las bolas y pasadas por el huevo y el pan rallado, o bien las congelamos (atención a mi truco para el congelado de las croquetas), o bien las hacemos en la sartén con bastante aceite y el fuego fuerte.

Buen provecho

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: