«

»

Galletas yin yang

yinyang (1 de 1)

Las galletas de te matcha son deliciosas. Muy comunes en Japón, pero muy desconocidas en estas latitudes.

El cacao, además, es éxito seguro, con lo que la mezcla de estos dos ingredientes nos dan como resultado unas galletas diferentes pero viciosas del todo.

En este caso les he dado la forma del Yin y el yan, pues tocaba explicar a los peques de la casa su significado. La cocina es una fuente de aprendizaje enorme para los niños.

Después de hacerlas y de comerlas no les quedó duda del significado del Yin y el yan.

Espero que os gusten.

Ingredientes:

  • 50 grs de manteca de vaca cocida
  • 100 grs de mantequilla
  • 150 grs de azúcar
  • 300 grs de harina
  • Sal
  • Una cucharada de te matcha
  • Una cucharada de cacao en polvo

Paso 1

En un bol mezclamos la manteca de vaca y la mantequilla derretidas.

Agregamos el azúcar y la sal y batimos muy bien para que se deshagan los granos.

Incorporamos la harina poco a poco, hasta conseguir una masa que se separe de las paredes sin dificultad.

Paso 2

Separamos la masa en dos partes iguales.

A una de ella le agregamos el te matcha y a la otra el cacao.

Mezclamos bien hasta conseguir una masa homogénea con cada una de las preparaciones.

Hacemos dos bolas y las envolvemos en film transparente.

Las metemos en la nevera una hora.

Paso 3

Desenvolvemos la masa del te matcha (la verde), la dividimos en dos partes y le ponemos un film trasparente por encima a una de ellas.

Con la ayuda de un rodillo estiramos una de las mitades, dejándola con una forma rectangular.

Retiramos de la nevera la masa del cacao (la marrón) y hacemos lo mismo que con la anterior. La dividimos en dos mitades y estiramos una de ellas hasta darle la misma forma que la verde.

Paso 4

Con las otras dos mitades que no hemos trabajado, havemos unos rollos del mismo largo que la plancha que tendremos preparada.

Dispondremos a lo largo de la plancha verde, el rollo hecho con la masa de cacao. Envolvemos hasta dejar unos diez centímetros en el extremo.

Haremos lo mismo con las otras dos masas.

Pondremos el sobrante de una de ellas sobre la parte circular de la otra y nos aseguramos que queden bien pegadas.

Metemos en la nevera envuelta en film durante media hora.

 

Paso 5

Pasada esta media hora, retiramos la masa de la nevera y cortamos en sentido transversal con un cuchillo bien afilado unas rodajas de un centímetro de grosor.

Paso 6

En una fuente para horno pondremos una lámina de papel sulfurizado y dispondremos las galletas encima.

Metemos en el horno precalentado a 200ºC durante unos diez minutos.

Cuando empiecen a coger un tono algo tostado, retiramos y dejamos enfriar, preferiblemente, encima de una rejilla.

Están deliciosas para un buen desayuno.

Buen provecho

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: