«

»

Gelatina de uvas de la suerte

gelatinauvas (1 de 1)

Cuando pensamos en comidas navideñas nos vemos a todos los miembros de la familia o amigos sentados a la mesa, comiendo, hablando, a veces cantando,…

Pero no para todo el mundo esto es tan sencillo. Por desgracia, y con esto no quiero amargar a nadie, sino dar una solución, hay muchas enfermedades que impiden que alguna gente pueda comer como los demás.

Y en este caso no me refiero a alergias, sino a dificultades para poder tragar o masticar.

Ese es el caso de mi padre, del que ya os he hablado en alguna ocasión.

Tiene una enfermedad degenerativa, Corea de Huntington, que es una mezcla de ELA, párkinson y alzheimer, y que provoca, entre otras cosas, dificultades para poder comer correctamente.

Pero no por ello tiene menos derecho que los demás a disfrutar las navidades. Y si algo caracteriza nuestras navidades son las uvas de la suerte. Imaginaos una persona que se está atragantando seguido mientras come intentando tomarse las uvas. Imposible.

Así que ideé esta receta para que pueda compartir con nosotros este momento.

Y si es útil para otra gente, mejor que mejor. A veces lo más complicado se soluciona con algo muy sencillo, y en este caso os puedo decir que es bien fácil hacer. Está al alcance de cualquiera.

Y, por cierto, también va por Ruth Blanco, la presidenta de la Asociación Española de Corea de Huntington, que en su día me pidió que adaptara alguna receta.

Los ingredientes son:

  • 400 grs de uvas (mejor las que vienen ya sin pepitas)
  • 1 cucharada de azúcar
  • 2 sobres de gelatina
  • Agua

Paso 1

Batimos muy bien las uvas y las colamos para eliminar las pieles y las impurezas. Es fundamental que vaya muy líquido.

Paso 2

Agregamos el azúcar y hervimos durante un par de minutos.

Paso 3

En un vaso con un poco de agua diluimos uno de los sobres de gelatina y se la mezclamos a la preparación anterior.

Dejaremos que enfríe una hora.

Paso 4

Batimos de nuevo, pero esta vez con la batidora de varillas.

Calentamos un vaso de agua y diluimos el otro sobre de gelatina en él.

Agregamos a la preparación anterior y batimos de nuevo con las varillas.

Paso 5

Repartimos en moldes de cubitos de hielo, aunque no tiene que ser al completo, pues el tamaño del cubito es muy grande, y metemos en la nevera para que enfríe.

gelauva2 (1 de 1)

En un par de horas ya tenemos nuestras uvas de la suerte listas para quien las necesite.

Buen provecho y feliz año nuevo

Print Friendly, PDF & Email

2 pings

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: