«

»

Lenguado al horno estilo meunière

lenguao (1 de 1)

Sé que suena muy sibarita.

Cada vez que oímos un plato con nombre extranjero, sobre todo si nos recuerda al francés, nos da un no-se-qué-que-qué-se-yo de que el plato va a transportarnos a la Francia del Sena.

Pues nada más lejos de la realidad. Al fin y al cabo Meunière no significa otra cosa que molinera, así que lenguado a la meunière es lenguado a la molinera.

Y la característica de esta preparación es que se hace a base de mantequilla y limón.

Siento haberos destrozado un mito, pero al fin y al cabo la cocina está llena de ellos.

Muchas veces nos sucede que vemos preparaciones u oímos recetas que nos parecen inalcanzables, pero cuando nos ponemos con ellas, pocas veces son las que sí que se nos hacen inalcanzables.

Como el día que me decidí a hacer encajes de bolillos. Siempre veía a esas mujeres con los bolillos y me preguntaba yo cómo harían para que no se les deshicieran, o para no enrollar todos los hilos. Así que, a lo desconocido hay que plantarle cara, y ahí me metí yo en unas clases de encajes. Lo dicho, mitos. Sí que es cierto que tienen mucho mérito, que más que complicado, es muy trabajoso, pero asequible para el público en general.

Pues con la cocina pasa igual, hay que perder el miedo y hay que superar las barreras. Cualquiera de nosotros puede llegar a ser un buen cocinero.

Por el momento, vamos a ver como se hace este lenguado, que aunque no sea exactamente a la meunière propiamente dicha, pues se fríe en mantequilla el lenguado, sí que recuerda un poco a el.

Ingredientes

  • Cinco o seis patatas
  • Un lenguado
  • Sal
  • Dos cucharadas de mantequilla (de la buena, aquí es donde se nota la diferencia)
  • Zumo de medio limón

Paso 1

Pelamos, lavamos y cocemos las patatas con un poco de sal durante 20 minutos.

Paso 2

Una vez listas las patatas, las ponemos de base en una fuente para el horno.

Encima ponemos el lenguado, con sal, mantequilla y el zumo de limón.lenguado (1 de 1)

Paso 3

Metemos en el horno precalentado a 180ºC durante unos 30 minutos.

Se sabe que está listo cuando, al abrirlo por el medio se ve blanco, como en la foto final.

Buen provecho

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: