«

»

Orejas de carnaval con ayuda de Thermomix

orellas (1 de 1)

Si algo tiene el carnaval en Galicia es una variedad de comida tremenda. Y lo mejor, o peor de todo, según se mire, es que esa variedad se come en el mismo día.

Así, ese cocido de carnaval, con sus garbanzos, patatas, grelos, carnes variadas, chorizo, botelo,… se acompaña de filloas y se remata con orejas, filloas rellenas, flores, rosquillas y demás postres.

Y no queda aquí la cosa. Cuando se va a casa, sobre todo de familiares, a comer cocido, ya se va con los tupper, pues siempre toca llevarse algo. Así que, tras ese día de cocido, toca otro día de recocido, otro de ropa vieja, otro de croquetas de cocido y así hasta acabar estos restos interminables.

Así que en Galicia, tras volver a ponerse en forma después de las navidades, toca volver a ponerse a dieta después del carnaval.

Lo que sí, se puede ir cogiendo brazo haciendo las orejas. Hay quien las hace gordas, con lo que no crujen y, sinceramente, a mí poco me gustan. Pero para crujir hay que sufrir.

Lo que sí, ya que vamos a tener que hacer mucho brazo para estirar las orejas, podemos utilizar estas máquinas tan maravillosas que nos ayudan en la cocina, como viene siendo la Thermomix.

Quien quiera hacer unas orejas bien crujientes se tiene que armar de valor y de paciencia, y si tiene a un compañero o compañera que le ayude en la cocina, mejor que mejor, pues el proceso tiene su complejidad.

Si leéis la receta ya me diréis si tengo o no tengo razón.

Ingredientes:

  • 500 grs de harina de fuerza comprada en panadería (es la mejor)
  • 100 grs de azúcar
  • 100 grs de anís (el licor)
  • 2 huevos
  • 60 grs de agua
  • 15 grs de manteca de vaca cocida
  • Un pellizco de sal
  • Una cucharadita de levadura
  • Aceite de oliva (mejor del suave)
  • Azúcar para adornar

Paso 1

Echamos el agua con la manteca de vaca en la thermomix y programamos 2 minutos, 50ºC, velocidad cuchara.

Paso 2

Añadimos el anís, el azúcar y la sal y programamos 20 segundos, velocidad 3.

Paso 3

Añadimos finalmente la harina, la levadura, los huevos y programamos función amasar 5 minutos.

Paso 4

Dejamos que repose sin tocarlo durante unos 30 minutos, durante los cuales vamos limpiando bien limpia la superficie de la cocina que vayamos a usar para estirar la masa. Cuanto más cerca esté del fuego, menos kilómetros tendremos que hacer.

Paso 5

Ahora es donde empieza la fiesta. Vamos a estirar la masa.

orejas1 (1 de 1)

Encendemos la radio, nos ponemos las zapatillas más cómodas que tengamos y nos armamos de paciencia.

Nos manchamos las manos con un chorrito de aceite, así como la superficie de trabajo y el rodillo de cocina.

Cogemos un trozo de masa como del tamaño de una pelota de golf y lo ponemos en la superficie que habremos manchado con aceite.

Con el rodillo vamos estirando hasta que quede tan, tan, tan, tan estirado que se pueda ver a través de la masa, así, como en la foto:

orejas5 (1 de 1)

Paso 6

Pondremos bastante aceite en una sartén y calentamos, aunque no demasiado.

Para que tengáis una idea. En mi cocina el máximo es el 9 y lo he puesto al 7.

Cuando esté el aceite caliente echamos la masa e, inmediatamente, pondremos el tenedor en el medio y la retorceremos como si fueran espaguetis.

Parece una tontería, pero este toque hace que la masa quede muy crujiente.

Como no se debe soltar el tenedor y sólo tenemos dos brazos, es interesante contar con la ayuda de otra persona para que, mientras tanto, vaya estirando la masa.

Si no, tendremos que bajar un poco el fuego una vez que hayamos acabado con una oreja, mientras vamos preparando la siguiente, para evitar que se nos queme el aceite.

Estábamos con la oreja retorcida cual espagueti.

Una vez que coja un tono dorado, le damos la vuelta y acabaremos de hacerla.

Paso 7

La retiramos a un plato en el que habremos puesto papel absorbente.

Una vez que enfríe algo, echamos un poco de azúcar encima y la traspasamos a la fuente de servir.

Venga, ánimo, que aún queda un poco.

Buen provecho.

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: