«

»

Pulpo á feira con patatas al azafrán

pulpo

El plato gallego por excelencia. Vayas a donde vayas por el mundo adelante, en todo bar que haga referencia a Galicia tienen este plato en la carta. Ya lo llamen pulpo á feira, “pulpo a la feria” o “octopus to the party”.

Tengo que admitirlo, en ningún lado sabe mejor que en la propia feira, de ahí su fama.

Es muy curioso, porque el pulpo á feira va muy ligado a las fiestas en las aldeas de Galicia, y hay una que tiene mucha fama.

Es la fiesta de Santa Minia, en Brión, muy cerca de Santiago.

Tengo muchas anécdotas con mi nombre, ya que no todo el mundo entiende que me pueda llamar Minia. Me han  llamado de todo: Emilia, Herminia, Elida, …

Aunque lo más simpático es cuando le digo a alguien al que no le da cogido el tranganillo a mi nombre: soy Minia, como Santa Minia de Brión. No falla, la respuesta es inmediata: ah, Santa Minia de Brión, claro.

Pues lo dicho, en la fiesta de Santa Minia de Brión, el 27 de septiembre, se ponen en la carballeira (robleda) un montón de puestos de pulpo. Y os puedo asegurar que es donde más rico está.

Supongo que será por el agua de cocción, que tiene todo el sabor del pulpo concentrado, acompañado esto por los platos de madera, la música, los bancos corridos y la gente, mucha gente.

Si venís a Galicia no os perdáis probar un pulpo en la feira. Ni punto de comparación.

Para quien no pueda, le voy a indicar como poder comerlo en casa. En este caso lo vamos a acompañar de unas patatas al azafrán. Hay quien cuece las patatas en el agua de la cocción del pulpo, pero a mí, personalmente, no me gusta.

Además, al hacerlo por separado, podemos conseguir que los puntos de cocción sean a la vez y así no tener que andar recalentando nada.

Vamos a ello

Ingredientes:

  • Un pulpo de 1,5 kilos- esto va a determinar la cocción.
  • Cuatro patatas
  • Dos hojas de laurel
  • Azafrán
  • Sal grueso
  • Aceite de oliva virgen extra- fundamental que sea un aceite de buena calidad y con cuerpo
  • Pimentón picante (que no sea de la Vera, no le va este sabor)

Pan- os va a extrañar que ponga esto en la receta, pero tan bueno es el pulpo como las sopas que se hacen con su salsa, así que el pan es imprescindible para esta receta.

Paso 1

Para que el pulpo no esté duro, hay que golpearlo.

En Galicia se pueden ver las imágenes de los pescadores, cuando vienen del mar y “mallan” el pulpo contra las piedras.

Como sé que no os vais a poner a golpear al pulpo en vuestra casa os voy a dar una solución más sencilla: congelemos el pulpo.

Yo lo suelo tener unos quince días congelado. Eso sí, la descongelación la hago en la nevera. Lleva su tiempo, de 48 horas no baja, ya que tiene mucho contenido en agua y tarda mucho en descongelar.

Una vez que tengamos el pulpo listo para la cocción, empecemos.

Vamos a poner una pota muy grande, donde entre el pupo cómodamente, bien llena de agua.

Le echamos un par de hojas de laurel y la pondremos a fuego fuerte hasta que rompa a hervir.

Una vez que rompa a hervir meteremos el pulpo de la siguiente manera: asustándolo.

No, os lo vuelvo a decir, no os vayáis a por las caretas de halloween. No es ese susto al que me refiero.

Asustarlo es meterlo y sacarlo tres veces de la olla de la siguiente manera: lo agarramos con un gancho (nos valen los que se utilizan para colgar los chorizos) y lo metemos por entero en la olla. Contamos hasta tres y lo sacamos otra vez del todo. Así hacemos tres veces.

Vemos que se le retuercen las patas. El objetivo de asustar al pulpo es para evitar que se le desprenda la piel, y por lo tanto, la sustancia.

Paso 2

Ya bien asustado el pulpo, lo dejamos que hierva durante unos 20 minutos con la olla destapada. Probaremos con una brocheta de madera que no esté duro pero que tampoco esté chicloso. Dejamos reposar al final de la cocción otros 20 minutos

No vamos a meter ningún utensilio metálico durante la cocción, pues endurece el pulpo.

Ah, no me olvidé la sal, simplemente no se le hecha.

Paso 3

Vamos a hervir las patatas. Para ello pondremos agua a cocer, con un poco (no mucho) sal y un sobrecito de azafrán molido.

Una vez que rompa a hervir, agregamos las patatas cortadas en rodajas gordas y dejaremos que hierva durante 20 minutos.

Paso 4

Cuando tanto el pulpo, como las patatas, estén listos, preparamos la fuente. Pondremos en la base las patatas cocidas y, por encima el pulpo, el cual habremos cortado con ayuda de unas tijeras de cocina.

Echamos sal gruesa y pimentón picante al gusto.

Buen provecho

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: