«

»

Selva negra a mi manera

selvanegra1

El bizcocho selva negra no goza de gran admiración por mi parte, y todo se debe al alcohol.

Tengo que admitir que no soy nada amiga de los postres que llevan alcohol, salvo contadas excepciones, y aún menos si el alcohol está en crudo.

Pero he conseguido rehacer la receta de la selva negra para que, no sólo me guste a mí, si no que también la puedan tomar los niños.

Ingredientes

– 2 huevos

– 1 taza de buttermilk (tranquilos, ya os explico en el primer paso como hacerlo)- nos va a hacer falta leche desnatada y un limón

– 2 tazas de azúcar moreno

– 2 tazas de harina

– 1 taza de cacao puro

– 2 cucharaditas de bicarbonato

– 1 cucharadita de levadura

– 1 vaso de aceite de girasol

– Sal

– Medio litro de nata para montar

– 2 cucharadas de azúcar glass

Paso 1

Lo primero que vamos a hacer es preparar el buttermilk. Se puede comprar ya hecho, pero también se puede hacer de una forma fácil y rápida en casa.

El buttermilk es el suero de la leche. Normalmente es el suero que suelta la nata cuando se transforma en mantequilla, pero una manera fácil de hacerla es “cortando” la leche.

Sí, sí, dije bien, cortando la leche.

Vamos a poner un vaso de leche desnatada (mejor de la leche fresca, la que hay que tener en la nevera), y le vamos a echar el zumo de un limón entero. Hay quien le echa vinagre de manzana, pero a mí me gusta más con el limón.

No removemos y lo dejamos reposar unos 15 minutos.

Pasados esos 15 minutos veremos que se ha cortado la leche y que queda un líquido transparente, ese es el buttermilk.

Lo usaremos así, directamente, no hace falta ni colar.

 

Paso 2

Separamos las yemas de las claras y, con un toque de sal, montamos las claras a punto de nieve.

Paso 3

Batimos mucho las yemas con el azúcar, hasta que se deshaga el azúcar por completo y le agregamos el aceite.

Mezclamos todo muy bien y vamos agregando poco a poco la harina, el cacao y la levadura.

Paso 4

Agregamos el buttermilk y el bicarbonato al final. Es imprescindible utilizarlos a la vez para que el bizcocho sea muy esponjoso.

selanegra2

Paso 5

Por último incorporaremos toda esta mezcla a las claras a punto de nieve con movimientos envolventes para evitar que se rompan las burbujas de aire y metemos la preparación en un molde amplio. Si no es de silicona habrá que prepararlo previamente con mantequilla o bien cubriéndolo con un papel sulfurizado.

Paso 6

Metemos en la nevera unos 20 minutos mientras encendemos en el horno a 180º.

Paso 7

Una vez que hayamos tenido la preparación en la nevera, la metemos en el horno entre 40-50 minutos.

Probaremos con el cuchillo que el bizcocho no lo manche para saber que está en su punto.

Paso 8

Retiramos el bizcocho del horno y lo dejamos enfriar.

Paso 9

Montamos la nata con el azúcar glass.

Paso 10

Cortamos el bizcocho horizontalmente por la mitad y echamos la nata entre las dos capas, sin extender demasiado, para que no se apelmace.

Tapamos con la capa y echamos más nata sobre la superficie.

Podemos adornar con unas virutillas de chocolate o con un chocolate rallado.

También se puede tomar el bizcocho sin la nata, está igualmente bueno.

Buen provecho

selanegra3

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: